[vc_row][vc_column][vc_column_text css_animation=”top-to-bottom”]El comercio electrónico es una realidad en nuestro país, como lo está siendo en muchas partes del mundo, las ventas online fueron en 2014 de 162.1 mil millones de pesos, en 5 años el comercio electrónico en México ha crecido 6.6 veces,  en el país ya son 65 millones los usuarios de Internet, datos proporcionados por la AMIPCI, Asociación Mexicana de Internet. Incluso los expertos consideran que el país puede posicionarse como un referente en toda América latina, con respecto a ecommerce, y otros pronostican que 2016 podría ser el año de comercio electrónico en México.[/vc_column_text][vc_custom_heading text=”¿Por qué entonces a pesar de esos hechos muchas empresas mexicanas, de todos tamaños, se resisten a considerar esa modalidad de ventas?” el_class=”title__heading”][vc_column_text css_animation=”top-to-bottom”]Tal vez sea porque piensan que tendrían que abandonar su modelo tradicional, ventas físicas, con el cual han tenido éxito, y han comprobado que abrir más sucursales genera invariablemente más ventas. En realidad no se trata de abandonar ese modelo tradicional de vender, porque si bien el comercio electrónico es un modalidad  muy buena de  vender y comprar,  sin suplir al tradicional se está  convirtiendo en una nueva forma de hacer compras.[/vc_column_text][vc_column_text css_animation=”top-to-bottom”]En efecto hablamos de miles de millones de dólares en transacciones a través de ecommerce, pero de ninguna manera rebasan las cantidades que se obtiene con el comercio tradicional o como ahora le llamamos Offline, el porcentaje que representa incluso en EU, el comercio online es de alrededor del 15%, en 2014  representaba el 5,9% del total del mercado minorista en todo el mundo,  entonces ¿Es el ecommerce simplemente una buena opción más? ¿Y no pasa absolutamente nada si no lo adoptamos? Con la condición de ser fieles al otro modelo.
De lo que se trata es entender lo que en realidad está pasando, y la única forma es observar lo que los clientes están haciendo en sus procesos de compra.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_row_inner content_placement=”middle”][vc_column_inner width=”2/3″][vc_column_text css_animation=”top-to-bottom”]No, en realidad no es esa la disyuntiva. Es importante entender que el ecommerce más que suplir al comercio físico o tradicional, viene a enriquecer los modelos de ventas de menudeo y de mayoreo, por ejemplo sabemos que han surgido nuevos formas o procedimientos de  comprar, una persona puede buscar y tomar su decisión de lo que va a comprar haciendo todo eso online,  y posteriormente pasar a la tienda física a comprar el producto; otra persona podrá recorrer tiendas físicas  ver y comparar el producto con otros, y posteriormente ir a  una tienda virtual y realizar su pedido, por supuesto predominan  las personas que todo lo hacen online.[/vc_column_text][/vc_column_inner][vc_column_inner width=”1/3″][vc_single_image image=”32041″ img_size=”full” alignment=”center”][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_column_text css_animation=”top-to-bottom”]Incluso en EU se ha dado el caso de negocios que nacieron online, y ya han incorporado a su modelo de negocio la tienda o tiendas tradicionales, porque la naturaleza de su producto así lo requiere; se da el caso, y se les denomina tiendas efímeras, donde el cliente puede ver tocar y probarse el producto, y realizar la compra a través del Smartphone ahí mismo, y al día siguiente recibir su compra en casa; la razón es simple la tienda no tiene porque contar con todos los estilos y modelos en la tienda física (Por economía), pero el cliente tendrá oportunidad de ver y tocar el producto, o incluso probárselo.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_custom_heading text=”¿Es el comercio electrónico preferentemente para clientes de fuera de la ciudad, en la que se encuentra la tienda?” el_class=”title__heading”][vc_column_text css_animation=”top-to-bottom”]Un modelo de ecommerce que está impactando, es una revolución, y que es un elemento clave de lo que se le conoce con el acrónimo SOLOMO, social, local y móvil (Coincide con las palabras en inglés), se refiere a ventas con el apoyo de redes sociales (Facebook), a las ventas locales y al uso de móviles para comprar. En efecto los consumidores de una ciudad están comprando por Internet, a comercios dentro de su misma ciudad, por supuesto entre más grande la ciudad mayor potencial de ventas.[/vc_column_text][vc_column_text css_animation=”top-to-bottom”]Lo que es un hecho es que los negocios que se aferran hacer todo offline o del modo tradicional, exclusivamente, empezaran en el corto plazo a perder competitividad, y con ello volumen de ventas. A medida que las nuevas generaciones, como los milenios y sus hermanitos, dominen más el mercado como clientes y consumidores, será más evidente el problema que enfrentan los negocios tradicionales.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_row_inner content_placement=”middle”][vc_column_inner width=”2/3″][vc_column_text css_animation=”top-to-bottom”]Es común escuchar como excusa para no vender online los productos, que es por el temor a que la competencia se entere de los precios de la compañía, sin duda las personas que pongan ese pretexto, no se han percatado que de cualquier modo la competencia conoce los precios de sus productos.  Una excusa más coherente que he escuchado es que no se cuenta con la logística necesaria para ofrecer un servicio  de calidad. Es cierto se requiere incorporar nuevos procesos y procedimientos para vender online, pero no deja de ser un pretexto, porque esos comerciantes suelen realizar grandes esfuerzos y erogaciones para abrir nuevas sucursales, que implica proyectos complejos, lo cual les resulta más accesible porque el hacerlo es algo ya muy estandarizado, y el ecommerce no, aun es para ellos un gran misterio, es más cómodo, aunque no más seguro,  hacer lo que siempre hemos hecho, lo que dominamos, y ya estamos acostumbrados.[/vc_column_text][/vc_column_inner][vc_column_inner width=”1/3″][vc_single_image image=”32042″ img_size=”full” alignment=”center”][/vc_column_inner][/vc_row_inner][vc_column_text css_animation=”top-to-bottom”]Independientemente de la  razón que sea por la que las empresas se resisten a las nuevas tecnologías comerciales, en el fondo lo que prevalece y predomina es la resistencia al cambio, desafortunadamente la historia nos ha mostrado una y otra vez, que dicha resistencia es como un cáncer para las empresas, que termina por aniquilarlas.

La historia del ecommerce no tiene  más 20 años, y en tampoco tiempo, ha alcanzado más éxitos que fracasos, y vaya que estos últimos han sido muchos y severos.

¿Tienes alguna experiencia al respecto? Compártela con nosotros, será interesante conocerla.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]