El pasado 02 de julio el diario norteamericano The Wall Street Journal publicó un artículo que trata del tema de los problemas que están presentando los centros comerciales, dice que los centros comerciales en todo EE. UU. no han estado tan vacíos en seis años como en la actualidad, lo cual se ve reflejado en los locales desocupados, que fue en el segundo trimestre del año del 8,6%, habiendo sido de 8.4% en el primero. Agrega “ocurre a medida que más consumidores cambiaron sus compras en línea”. Los minoristas como Bon Ton, Sears, JC Penney y Toys “R” Us, anunciaron cierres este año. Otro diario, el New York Times así se referirse a esto “una ola de centros zombis está extendiéndose por diferentes estados ante la falta de público, lo que ha obligado a cerrar numerosas tiendas por la caída de la actividad comercial. La revista Forbes describe este hecho así: “Un símbolo de la vida americana se tambalea”. El gran espacio comercial que conocemos se hace viejo y necesita reinventarse. Internet y un nuevo consumidor son las palancas de su renovación.[/vc_column_text][vc_column_text css_animation=”top-to-bottom”]Realmente los centros comerciales van a desaparecer tal y como los conocemos? y es el comercio electrónico el responsable?. Desde mi punto de vista la respuesta es no, ni aun considerando los grandes beneficios que se tienen con el comercio electrónico, el mayor volumen de compras en EU se realizan en tiendas físicas, según la secretaría de Comercio de EU, es casi el 90%, ¿Entonces, qué está sucediendo?[/vc_column_text][vc_column_text css_animation=”top-to-bottom”]Al parecer la causa de las mermas en el comercio al detalle (Retailing), que parece estar arrastrando al actual modelo que conocemos de centros comerciales (Sobretodo de los grandes), tiene sus orígenes en la profunda reestructuración que está exigiendo internet y creo que no se ha entendido lo suficiente; y también se debe al no menos importante cambio cultural, que se está experimentando en el nuevo consumidor, que busca ‘valores experienciales’, y no solo comprar; que prefiere la comodidad y no solo muchas tiendas; la sostenibilidad, a los bajos precios, y la personalización, a la estandarización. Según un informe de McKinsey sobre el futuro de los centros comerciales, los consumidores millennial quieren comprar experiencias y productos. Con una oferta comercial online avasallante, los consumidores están empezando a valorar conceptos comerciales físicos. [/vc_column_text][vc_single_image image=”32796″ img_size=”full” alignment=”center”][vc_column_text css_animation=”top-to-bottom”]Se sabe que las ventas al detalle en establecimientos seguirán disminuyendo, y las ventas online subiendo, pero aun así no tienen porqué desaparecer los centros comerciales. Y aunque todo parece indicar que el creciente aumento de las compras por internet es básicamente el principal problema –aunque no el único– que explica la crisis de los malls y del comercio minorista en general, ambos modelos, Online y Offline, pueden convivir y hacer sinergia, de hecho algunos minoristas reconocen que tener una presencia física refuerza sus esfuerzos en línea. Incluso Amazon.com Inc. ha comenzado a abrir tiendas.[/vc_column_text][vc_column_text css_animation=”top-to-bottom”]Showrooming: ir a la tienda a conocer productos, para luego acabar comprando online. Son usuarios más sensibles a precios, y que saben que en muchas ocasiones los precios online son más económicos.[/vc_column_text][vc_column_text css_animation=”top-to-bottom”]ROPO o “Research Online, Purchase Offline“: consultar información sobre productos en entornos digital, para acabar comprando en las tiendas offline. Son consumidores que prefieren el tacto, la presencia, etc. para terminar su proceso de compra.[/vc_column_text][vc_column_text css_animation=”top-to-bottom”]Lo que se necesita es que las tiendas físicas actuales se beneficien del ecommerce, y simultáneamente enriquecer su orientación al mercado, y que los centros comerciales se reinventen, y profundicen en el conocimiento de los clientes.

En Gestión Digital Somos desarrolladores de software a la medida