La semana pasada Google anunció (Noticia publicada el 23 de mayo en The Washington Post) que ha comenzado a utilizar miles de millones de registros de transacciones de tarjetas de crédito para demostrar que sus anuncios en línea están llevando a la gente a hacer compras, incluso cuando se producen en las tiendas físicas (Offline).

El avance permite a Google determinar cuántas ventas han sido generadas por las campañas publicitarias digitales, información por demás valiosa, no sólo para Google para probar su efectividad, sino para el mismo anunciante, como herramienta de control. Como era de esperarse, también reactivó las quejas de pérdida privacidad.

Para potenciar su gigantesca publicidad, Google en la actualidad ya analiza la navegación web de los usuarios, el historial de búsquedas y las ubicaciones geográficas, utilizando datos de aplicaciones populares de Google, como YouTube, Gmail, Google Maps y Google Play Store. Toda esa información está ligada a las identidades reales de los usuarios cuando se registran en los servicios de Google.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_column_text]

Los nuevos datos de la tarjeta de crédito permiten a Google conectar la secuencia de esas acciones digitales a los registros de compra del mundo real de una manera mucho más extensa de lo que era posible antes. Los defensores de la privacidad dijeron que pocas personas entienden que sus compras están siendo analizadas de esta manera y podrían sentirse incómodas, a pesar de la insistencia de Google de que ha tomado medidas para proteger la información personal de sus usuarios.

Google se negó a detallar cómo funciona el nuevo sistema o qué empresas están analizando los registros de tarjetas de crédito y débito en nombre de Google. Google que recibió $ 79 mil millones en ingresos el año pasado, dijo que no manejaría los registros directamente, pero que sus compañías asociadas no reveladas tenían acceso al 70 por ciento de las transacciones de tarjetas de crédito y débito en los Estados Unidos.

Google dijo que se esforzó para proteger la privacidad de los usuarios: “Si bien desarrollamos el concepto para este producto hace años, se requirió más años de esfuerzo para desarrollar una solución que pueda cumplir con nuestros estrictos requisitos de respeto a la privacidad de los usuarios”. “Para lograr esto, desarrollamos una nueva tecnología de cifrado personalizada que asegura que los datos de los usuarios permanezcan privados, seguros y anónimos”.

El anuncio ocurre justamente cuando Google intenta resistir una protesta de los anunciantes sobre cómo se aplican sus dólares de publicidad, después de noticias de que los anuncios de las principales marcas estaban apareciendo junto con contenido extremista, incluyendo sitios con odio y violencia en YouTube (Propiedad de Google).

Google durante años ha estado extrayendo datos de ubicación de Google Maps en un esfuerzo por probar que el conocimiento de las ubicaciones físicas de las personas podría brindar información de valor entre mundos físicos y digitales. Los usuarios pueden bloquear esto ajustando la configuración en los teléfonos inteligentes, pero al parecer pocos lo hacen, dicen expertos en privacidad.

Esta capacidad de seguimiento de ubicaciones ha permitido a Google enviar informes a los minoristas diciéndoles, por ejemplo, si las personas que vieron un anuncio de un podadora de zacate ha visitado o pasado posteriormente por ejemplo por un Home Depot más tarde. El programa de seguimiento de localización ha crecido desde que se lanzó por primera vez con sólo unos cuantos minoristas: Home Depot, Express, Nissan y Sephora.

“Google y Facebook concuerdan que para obtener dólares digitales de los anunciantes que aún gastan principalmente en televisión, necesitan demostrar interacción entre acciones digitales (Publicidad) y la identidad del consumidor en el momento en que este comprador está en la caja registradora.

Esta noticia le brinda a Google una forma más clara de entender los resultados de la publicidad digital, más que la ubicación del usuario y les permite comprender la actividad de compra incluso cuando los consumidores desactivan el seguimiento de ubicación en sus teléfonos inteligentes.

Los ejecutivos de Google dicen que están usando fórmulas matemáticas complejas y con patente pendiente para proteger la privacidad de los consumidores cuando coinciden con un usuario de Google con un comprador que hace una compra en una tienda física.

Las fórmulas matemáticas convierten nombres de personas y otra información de compra, incluyendo la marca de tiempo, la ubicación y el importe de la compra, en cadenas anónimas de números. Las fórmulas hacen imposible que Google conozca la identidad de los compradores del mundo real y que los minoristas conozcan las identidades de los usuarios de Google, dijeron ejecutivos de la compañía, quienes calificaron el proceso de alta privacidad. Las empresas sólo saben que se ha hecho un cierto número de compras. Además, Google no sabe qué productos compraron las personas. Google describió el modelo como un paso “revolucionario” para Google y los anunciantes.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/4″][vc_single_image image=”31859″ img_size=”full” alignment=”center”][/vc_column][vc_column width=”3/4″][vc_column_text css_animation=”top-to-bottom”]En el pasado, tanto Google como Facebook han obtenido datos de compra para un grupo más limitado de consumidores que participan en programas de fidelización de tiendas. Esos consumidores son más rastreados por los minoristas, y a menudo dan su consentimiento para compartir sus datos con terceros como condición para inscribirse.

Esta última iniciativa permite a Google usar datos de transacciones de una franja de consumidores mucho más amplia que nunca, pero la falta de detalles sobre cómo se manejan los datos personales causó preocupación a los defensores de la privacidad.

Paul Stephens, de Privacy Rights Clearinghouse, un grupo de defensa de los consumidores con sede en San Diego, dijo que sólo unos pocos datos pueden permitir a un vendedor identificar a un individuo, y expresó escepticismo acerca de que el sistema de Google para proteger las identidades de los usuarios resistirá los esfuerzos de los hackers, que en el pasado han eliminado con éxito las protecciones de privacidad creadas por otras empresas después de violaciones de datos.

“Lo que hemos aprendido es que es extremadamente difícil hacer anónimos los datos”, dijo. “Si usted se preocupa por su privacidad, definitivamente necesita preocuparse.”