La Privacidad en el Mundo Digital y lo que Google Sabe Acerca de Nosotros

Uno de los temas más recurrente en la actualidad es acerca de nuestra privacidad en Internet, y podríamos decir también un tema controvertido ¿Es malo no tener privacidad digitalmente hablando? Todo depende lo que se pretenda hacer con nuestra información personal, o sea quien es el que la tiene y cuál será el uso que se le quiera dar. En tanto se concrete o no legislaciones al respecto, es bueno saber qué tanto saben de cada uno de nosotros. En lo personal yo digo: El que nada debe nada teme… pero cada cabeza es un mundo.  

Los dos empresas más mencionadas al respecto de la posesión de nuestros datos personales, y porque son las que más conocen de nosotros, son Facebook y Google, ¿Y quién sabe más de nosotros Google o facebook? A pesar de las muchas controversias en torno al mal manejo de los datos personales qué tiene de nosotros Facebook y los escándalos que se han suscitado al respecto, sin duda el que más información tiene de nosotros es Google, y la realidad independientemente de lo que podemos hacer al respecto, es que nos hemos hecho dependientes de los servicios ofrecidos por este gigante, porque son muy buenos, vamos a profundizar sobre el tema, veamos más información al respecto y de acuerdo a este artículo del sitio Axios.

Google es el líder indiscutible en la carrera de los gigantes tecnológicos por acumular datos de usuarios, gracias a su amplia gama de servicios, dispositivos y la participación líder en el negocio de publicidad digital (37.2% a 22.1% de Facebook). Sabe todo lo que hemos escrito en la barra de búsqueda del navegador y cada video de YouTube que hemos visto.

Pero eso no es todo. También puede saber dónde hemos  estado, qué hemos comprado y con quién nos comunicamos.

Veamos lo que Google archiva de cada uno de nosotros:

  • Los palabras que  utilizo en las búsquedas.
  • Los videos que vemos.
  • Información de voz y audio cuando usamos funciones de audio.
  • Actividad de compra.
  • Personas con las que nos comunicamos o compartimos contenido.
  • Actividad en sitios de terceros y aplicaciones que utilizan los servicios de Google.
  • Los anuncios y el contenido que vemos en los sitios de Google, así como las interacciones con ese contenido.
  • Historial de navegación de Chrome que has sincronizado con tu cuenta de Google.
  • Datos de ubicación, que Google puede recopilar directamente a través de datos GPS o deducir de otros sensores y datos, incluidas direcciones IP, enrutadores de Wi-Fi cercanos y balizas Bluetooth.
  • También obtiene gran cantidad de datos de su navegador Chrome.
  • Teléfonos celulares que utilizan su sistema operativo Android.
  • Asistente de Google y Google Maps, junto con productos de hardware como Nest y Google Home.
  • Google Analytics

Con lo que Google no se queda:

  • Datos de Google Docs de clientes empresariales que utilizan la versión de empresa pagada.
  • Tráfico de Internet desde sus enrutadores domésticos de Wi-Fi de Google.
  • Google usaba el contenido de los correos electrónicos en Gmail para elegir los anuncios que mostrar, pero ya no lo hace, porque sus otros datos son más eficientes.

La política de privacidad de Google (Que seguramente pocos han leído) ofrece una buena visión general de sus prácticas, y una herramienta separada permite a los usuarios ver qué información ha estado recopilando de la empresa.

Un estudio realizado en 2018 por Douglas Schmidt de la Universidad de Vanderbilt encontró que Google y Chrome están enviando gran cantidad de datos a Google incluso sin ninguna acción del usuario, incluidos los datos de ubicación (Suponiendo que un usuario no haya elegido  compartir dicha información). Y casi la mitad de los datos provino de la interacción de las personas con los servicios de Google para anunciantes, ósea con sus anuncios.

Google desafió algunos de los puntos del estudio y destacó algunas nuevas herramientas de privacidad, pero Schmidt dice que sus hallazgos clave siguen siendo los mismos. “No creo que haya cambiado mucho”.

Casi todo tiene que ver con Ubicación

Los datos de ubicación plantean algunos de los problemas más complicados para los usuarios de Google. Permitir que Google rastree mi ubicación puede ayudarlo a aprender dónde trabajo y vivo, predecir cuándo necesita salir de casa e incluso decirle cuándo necesita un paraguas. Al mismo tiempo, estos datos le dan a Google una imagen de nuestras vidas tan increíblemente detallada que hace que algunas personas se puedan sentirse incómodas.

Esa imagen tendrá un alcance mayor a medida que Google amplíe la gama de productos de hardware, desde las cámaras y termostatos Nest hasta Google Home Hub y Pixel, que apuntan a más cámaras y micrófonos en su vida.

¿Qué podemos hacer?

Hay una cantidad razonable de cosas que se puede hacer para al menos limitar lo que Google sabe sobre uno.

  • Puedes usar otro motor de búsqueda, como el Bing  de Microsoft,  el de Yahoo  o el Duck Duck Go aún más centrado en la privacidad.
  • Elegir un iPhone solo no nos sacará de la óptica de Google. Google paga a Apple miles de millones de dólares cada año para que sea el motor de búsqueda predeterminado en iPhone, iPad y Mac.
  • Se puedes cambiar ese valor predeterminado, pero relativamente pocas personas lo hacen.
  • Se  puede elegir usar Firefox o Safari, o también usar Chrome de Google en el modo de navegación privada, o elegir algo así como el Brave orientado a la privacidad.
  • Puede elegir no permanecer conectado a su cuenta de Google cuando utilice sus servicios. Además de no usar los productos de Google, este es probablemente el paso más grande que puede tomar para esconderse de la empresa, pero significa que tendrá que volver a iniciar sesión cada vez que quiera, por ejemplo, revisar una cuenta de Gmail o leer una Google Doc.
  • Y puedes ir aquí  (Google My Activity)  para ver qué sabe Google sobre ti. Solo asegúrate de haber iniciado sesión (Y verifica todas tus cuentas si tiene más de una).
  • También puede borrar su historial de Google, algo que Facebook ha prometido a los usuarios pero que aún no ha cumplido. Borrar su historial significa que Google no usará la información para personalizar su experiencia de Google. Eliminarla es otra cuestión.

Independientemente de los pasos que tomemos, puede ser difícil bloquear a Google por completo, incluso si lo deseamos, como descubrió Kashmir Hill en Gizmodo, porque los servicios de Google son muchos otros. Si realmente quisieras excluir a Google, también tendrías que renunciar a Uber, Lyft y Spotify.

Google utiliza su vasto tesoro de datos principalmente para dirigirnos a los anuncios. Cada vez más, aplicará el mismo recurso para potenciar y optimizar los servicios basados ​​en inteligencia artificial que él y otros están construyendo.

Comentarios