¡Google Penaliza¡… y ¿Qué puedo hacer?

A estas alturas del desarrollo digital en el mundo, a nadie le queda duda de la relevancia y hegemonía  que ha logrado Google en el mundo, sobresale sobre todo la utilización de su motor de búsqueda, muy superior en número de búsquedas a cualquier otro, y las cifras lo ratifican, recibe el 63% de de todas las búsquedas a nivel mundial, cifra que  se dispara al 90% si se consideran otros de sus servicios, Google Maps, Google Imágenes y Youtube, y además genera más del 60% del total del tráfico de ecommerce.

 

Si a lo anterior agregamos que sólo entre el 13% y el 18% son tráfico directo al sitio, y más del 40% son originados a través de Google de manera natural u orgánica, de esto se desprende que si un negocio no aparece en los resultados de búsqueda está perdiendo negocios.  Pero para lograrlo hay que comportarse bien con Google.

 

Google nos puede penalizar,  desclasificar e incluso eliminar nuestro sitio por completo, del motor de búsqueda,  y dichas sanciones permanecer durante años. Por lo cual es necesario conocer los castigos  de Google y el porque de ellos, pero lo más importante es cómo evitarlos.

¿Qué es una penalización en Google?

El motor de búsqueda Google, como los otros buscadores, tienen reglas para una adecuada utilización de los mismos. Todo tiene que ver con “algoritmos”, que  son los que colocan o no a las páginas de un sitio web en los resultados de una búsqueda, por arriba o por debajo de otras. Las normas y reglas tienen como finalidad obtener la mejor experiencia posible del usuario. Lo que se pretende, es que el usuario que esté realizando una búsqueda de algo, lo encuentre, con contenido útil. Al final de cuentas, lo que Google quiere es que los usuario confíen en los criterios que aplica a la hora de posicionar unos contenidos por encima de otros para que  el visitante quede satisfecho con lo que encuentra

 

Penalización

Cualquier descenso en Google SERP (Search Engine Results Page), la página de resultados que se muestra cuando buscamos algo,  puede considerarse una penalización.

Penguin y Panda son los dos algoritmos encargados de vigilar a los sitios webs. Con Panda se analiza el contenido del sitio; con Penguin se buscan los enlaces artificiales.

La mayoría de las sanciones de Google pertenecen a algunas de las siguientes categorías:

Panda: contenido de calidad y original

Desde el título, y la descripción del sitio, debe ser congruente con el contenido.

 

      Sitios Pirata.

Google inserta una notificación “este sitio está pirateado”, en los resultados de la búsqueda. Los usuarios por consecuencia  evitan el sitio, disminuyendo el tráfico orgánico al sitio. Los sitios pueden ser pirateados con spam, malware o intentos de phishing. lo cual puede  arriesgar la seguridad y la experiencia de los usuarios

    Relleno de palabras clave

Las sanciones de Google surgen cuando se determina que un sitio usa palabras clave y frases particulares para tratar de engañar a los robots  buscadores, tratando de obtener un mejor rango en los resultados de búsqueda. Pero debemos tener en cuenta que es una estrategia útil cuando se usa con moderación.

       Pure Spam

El sitio puede ser sancionado si su contenido se  relaciona con spam, por incluir enlaces a sitios web externos de “spam”, publicaciones de blogs excesivamente promocionales e incluso comentarios de usuarios que contienen contenido promocional, lenguaje difícil de entender, y enlaces fuera del tema. También se debe considerar las tácticas promocionales que manipulan. Estos sitios no ofrece ningún valor para los usuarios. Esto puede hacer que el sitio o ciertas páginas se eliminen por completo de SERP.

 

Contenido duplicado

 El contenido duplicado Google lo puede detectar  y procederá a penalizar.

El contenido de tu sitio debe ser 100% original, aunque se cite textualmente (poniendo la fuente) a otros autores. Se  debe dar una visión propia de los hechos.

La baja calidad del contenido original. En este caso no hay sanción de Google, simplemente  lo considera poco interesante y no lo rankea ni aparecerá en las primeras posiciones.

Para salir de esta “penalización” la solución es crear contenido de calidad y 100% original, esto incluye la curación de contenidos.

       Contenido de baja calidad o de poco valor

Si bien el contenido del sitio es fundamental para bien, puede serlo también para mal,  al generar problemas si el motor de búsqueda concluye que no se ofrece valor. Google se esfuerza por ofrecer experiencias de usuarios óptimas, y de brindar a los usuarios el tipo de contenido que esperan encontrar: Información útil que responde a sus expectativas.

Si un sitio web ofrece lo que Google considera de baja calidad, lo más probable que se penalice. El contenido de baja calidad puede ser el resultado de material incorrecto y poco investigado, con pocos detalles.

Un caso frecuente de pobre contenido es el de los sitios de ecommerce que copian la descripción de un producto del fabricante, incluso con permiso del mismo,  puede considerarse por Google como contenido escaso y duplicado, puede dar lugar a sanciones de Google. Nos puede ayudar Copyscape para revisar los  contenidos y aumentar el proporcionada  por el fabricante.

Se recomienda no usar contenido generado automáticamente o traducciones automáticas.

Penguin y los enlaces basura

Encubrimiento y redireccionamientos falsos.

Muestra a los usuarios  contenido diferente de lo que ven los rastreadores o arañas de los motores de búsqueda, si el usuario se identifica como una araña de motor de búsqueda, se presenta una versión distinta del sitio, el encubrimiento también se puede aplicar a las imágenes. Google aplica penalizaciones de encubrimiento cuando un sitio le muestra aparentemente su contenido  completo, pero restringe a lo que los usuarios pueden acceder.

Enlaces no naturales

      Incluir spam en las páginas del sitio puede ser causa de penalización, pero también convertirse en spam en otro sitio puede generar una sanción. Suelen ser  las sanciones más frecuentes. Pueden ser penalizados aquellos que compran enlaces o hacen intercambio de los mismos, para impulsar sus propios SERP, se consideran  no naturales los enlaces encontrados en el contenido irrelevante. Los enlaces entrantes no naturales obtienen una penalización grave que puede degradar no sólo las páginas afectadas sino todo un dominio.

        Bajo nivel de compromiso del usuario y bounce rate (Tasa de rebote)

Si los usuario de una página del sitio no permanecen el tiempo suficiente para revisar su contenido, Google asume que se debe a su baja calidad. Un rebote ocurre cuando un visitante regresa a los resultados de búsqueda sin ver más de una página en un dominio. Si la tasa de rebote es superior al 50 por ciento en un sitio web, o si los visitantes pasan menos de 30 segundos viendo el contenido, podría ser motivo de una penalización por parte de Google.

           Velocidad de descarga del sitio y de  una página

Los usuarios no quieren perder tiempo esperando a que las páginas se carguen; por lo tanto, las páginas que se retrasen o tengan una velocidad lenta recibirán sanciones reflejadas  en las SERP. Los anuncios pueden ralentizar el rendimiento del sitio, y además pueden saturar una página, lo que provoca una experiencia de usuario, Ux, deplorable. Si el motor de búsqueda determine que un sitio tiene demasiados anuncios o que afectan negativamente su legibilidad, penalizará el sitio.

¿Qué hacer si Google ha penalizado el sitio web?

Si los errores son muchos es probable que la solución sea  crear un sitio web nuevo y obviamente no cometer los mismos errores.  Pero no tiene por qué ser la única solución.

Las penalizaciones de Google pueden ser de dos tipos: Una es de parte de un denunciante y otra algorítmicas.

Las sanciones de un denunciante,  son cuando alguien nos ha denunciado o que un empleado de Google  ha detectado infracciones.

Lo habitual es que se reciba por parte de  Google una notificación en el panel de Search Console indicando el tipo de infracción.

Si esto ocurre la solución es fácil: Reparar lo que está mal y solicita a Google una revisión, y que vea que ya está todo corregido.

Lo más común es que las sanciones sean de tipo algorítmico, o sea automáticas. En estos casos no hay aviso, simplemente ocurre la penalización.

Para conocer si se ha sido sancionado se tiene que  visitar Search Console y entrar en Errores de Rastreo, y se encontrarás una lista de posibles errores tanto en el sitio web como en  las páginas y sabremos con mayor exactitud qué problemas hay.

Sabiendo cuál es el problema sabemos cuál debe ser la solución. Una vez que hemos solucionado la cuestión podemos pedir a Google que nos vuelva a indexar el sitio web o la página.

Una penalización de Google no significa necesariamente el fin de un sitio. Se debe solucionar el problema y  posteriormente solicitar a Google que reconsidere el ranking del sitio, se recomienda ofrecer tantos detalles como sea necesario, para obtener el estatus anterior.

Se debe explicar los cambió y detalles realizados acerca del procedimiento realizado para corregir el problema, también hay que  asegurarse de explicar las acciones relevantes, como una lista de enlaces eliminados, comentarios de spam eliminados así como la limpieza del malware, entre otros.

En caso de que Google no esté satisfecho, se recibe una notificación de que aún se está infringiendo lo originalmente señalado como falta penalizable; se, puede tomar nuevas acciones y volver a solicitar la cancelación del castigo.

Comentarios